¿Te interesa tener aventuras de una sola noche satisfactorias? Sigue leyendo para averiguar cómo se puede tener una aventura divertida, coqueta, atractiva y segura.

#1 Ve mentalizado/a. No hay que esperar tener una relación si te metes en una aventura de una noche. Tener ilusiones sobre el amor a primera vista, o cómo te gusta esa persona es algo propio de alguien que va a terminar casándose. No. Cuando te metes en esto, tienes que estar en contacto con la realidad.

#2 Salvaguarda tus emociones. Es mejor no tener “química” o “magia” con esa persona, ya que podría terminar gustándote de verdad y generar sentimientos. Encuentra a alguien con quien sientas atracción física, pero sin esta conexión.

#3 Sé claro/a sobre tus intenciones. Asegúrate de que la otra persona busca lo mismo que tú. Si descubres que está enamorado/a de ti y busca algo más, aborta la misión inmediatamente. A fin de cuentas, es mejor perder esa aventura que pasar semanas o meses en una relación que no te interesa.

#4 No des demasiada información. Por supuesto, puedes conversar, pero mantén alejados ciertos temas personales, tales como la familia, tus ex y otros asuntos íntimos. Si bien le puedes decir lo que se haces para ganarte la vida, no des direcciones ni detalles.

#5 Experimenta. Si tienes miedo de experimentar o dejar salir la estrella porno que hay en tu interior con alguien con quien tienes una relación seria, una aventura es la mejor, si no la única, oportunidad de hacerlo. ¿Ese movimiento que siempre has querido probar? Adelante. ¿Te apetece probar un juego de roles? Invita a tu compañero/a sexual a llevarlo a cabo.

#6 Sexo seguro. Una aventura de una noche conlleva una gran despreocupación, pero esto no significa que puedas ponerte a ello sin aplicar el sentido común y velar por la seguridad física. Utiliza un método anticonceptivo de barrera y, además, asegúrate de saber dónde estás si has ido a su casa. Avisa también a un amigo sobre dónde estás y dile que te llame al día siguiente si no le has dicho tú nada antes.

#7 No le des tu número enseguida. Si la cosa va genial, tal vez sí quieras pedirle su número de teléfono o te lo pida a ti. Pero espera a después para hacer esto, porque si no tenéis química física no querrás que esa persona tenga la opción de seguir llamándote.

#8 ¿Follamigos? Si la cosa ha ido genial, habéis intercambiado números y piensas que podéis tener una buena relación de follamigos, ten cuidado con lo que le dices. Puedes enviarle un mensaje al día siguiente, pero no digas más que lo bien que lo has pasado y que, si quiere repetir, que te escriba algún día. Esto deja claras tus intenciones, excluye cualquier sentimiento o duda y, además, le pasas la pelota para que sea él o ella quien tenga que escribirte a ti en el futuro.

Las relaciones esporádicas no son tan simples como se piensa. Hay que tener en cuenta la cuestión de evitar cualquier atadura, hacer las cosas bien y que la experiencia sea satisfactoria. Si sigues estos consejos, pasarás una gran noche y, tal vez, muchas más.